Cirugía de párpados, ¿cómo lograr un buen resultado?

Mayo 13, 2016


Las alteraciones en los tejidos de los párpados y sus áreas vecinas pueden ser tratadas con diferentes métodos quirúrgicos y no quirúrgicos. Dentro de estos últimos, se dispone de la aplicación de toxina botulínica para disminuir la fuerza de los músculos que causan las arrugas en el tercio superior de la cara; la inyección de ácido hialurónico, y las inyecciones de plasma autólogo para rellenar arrugas en estas mismas zonas.

Sin embargo, cuando ya existe exceso, flacidez y arrugas en la piel de los párpados, así como la presencia de bolsas grasas tanto en párpados superiores e inferiores, se hace necesario realizar una blefaroplastia (cirugía de los párpados). Este procedimiento se puede hacer desde edades tempranas cuando las alteraciones descritas ya están presentes y dan al rostro un aspecto de cansado, angustiado o triste.

Esta intervención se lleva a cabo en una hora y media, bajo anestesia local y de forma ambulatoria. Aunque se trata de una cirugía relativamente fácil, requiere el manejo de una técnica quirúrgica precisa para evitar asimetrías entre un ojo y el otro, o el cambio en su forma que es lo más temido por los pacientes; esto como resultado de la falta de experiencia de quien realiza el procedimiento.

La blefaroplastia se puede realizar a través de un abordaje conjuntival, es decir, por la parte interna del párpado o por medio de una incisión externa, lo cual depende del grado de flacidez en la piel del paciente, pues si bien en la primera no se requiere dejar suturas, si existiera una mala calidad de piel, los párpados quedarán aún más arrugados y lo que se desea es eliminar las arrugas y bolsas de esta zona.

Cualquiera sea el método utilizado, la cirugía de párpados no requiere periodos largos de incapacidad, pues no duele en el posoperatorio; si se dejan suturas, se retiran al cabo de tres días y las cicatrices desaparecen por completo al mes. Los cuidados están dados más por la aparición de morados e inflamación, los cuales también habrán desaparecido al cabo de ocho días si el paciente sigue las instrucciones dadas.

Lo importante es que se elija el mejor método quirúrgico o no quirúrgico de acuerdo con las alteraciones presentes; en el caso de necesitarse una blefaroplastia, se prefiere un profesional que tenga la suficiente experiencia con estos procedimientos para evitar resultados desagradables.