Termoterapia

El aumento de la temperatura corporal con la termoterapia estimula los procesos metabólicos intracelulares produciendo un efecto antiinflamatorio de sedación y analgesia. Es uno de los tratamientos complementarios más utilizados y efectivos en la recuperación de procesos quirúrgicos por la relajación que produce en el paciente, evitando los espasmos musculares.

Además, la piel, por el aumento en su temperatura, mejora la absorción de los medicamentos tópicos que utilizamos asociados a las sesiones de masajes, logrando los efectos estéticos que se desean, como disminución de tejido adiposo localizado, disminución de la celulitis y en terapias antiestrés y de relajación. En términos generales, la termoterapia es la aplicación de calor con fines terapéuticos, para la cual existen diversas formas de efectuarla. Sin embargo, el fin último es un efecto sedante, relajante.