Reducción de senos

Existen diversas causas que ocasionan el aumento en el volumen del tejido mamario, entre estas se encuentran la obesidad, los cambios que ocurren en la adolescencia o simplemente factores genéticos. Esta alteración lleva a problemas como dolor en la espalda y en el cuello, irritación en las zonas de mayor contacto del brassiere, lesiones en los hombros o irritación de la piel en los pliegues de los senos, por lo que se transforma en un pesar crónico que hace imperiosa la reducción mamaria.

Para tratar esta intervención tenemos diversas técnicas. El objetivo es individualizar el procedimiento de acuerdo al tipo de hipertrofia mamaria encontrada. Con la cirugía de reducción de senos recuperarás el aspecto juvenil y corregiremos las alteraciones presentes en esta zona, cuidando de hacer incisiones lo más cortas y ocultas posibles. De este modo desaparecerán las molestias que te ocasionan el exceso de volumen, devolviéndote un tamaño y forma acorde con tu contextura física. La reducción de senos es un procedimiento ambulatorio, que tarda entre dos y tres horas de realización y su periodo de recuperación es de cinco días, pues las molestias, al contrario de lo que podría pensarse, son mínimas.