Crioterapia

Esta técnica fisioterapéutica consiste en la reducción controlada de la temperatura en las zonas a tratar mediante la aplicación de frío, lo que origina el cambio sucesivo de vasoconstricción a vasodilatación (dilatación y compresión de los vasos sanguíneos: venas y arterias) mejorando en la piel la disposición y rigidez del colágeno cutáneo, lo que produce su tonificación. De igual forma, disminuye el proceso inflamatorio en el caso de tratamientos posoperatorios, limitando la extensión y duración de los edemas y equimosis y por su efecto analgésico hace de la recuperación quirúrgica un proceso corto y con mínimas molestias.