Corrección de cicatrices

Existe un procedimiento médico para los pacientes que tienen una o varias cicatrices que hayan sido causadas por accidentes, traumatismos o intervenciones quirúrgicas previas. A pesar de que aún no es posible hacer desaparecer completamente una cicatriz, sí se puede mejorar considerablemente su aspecto mediante una intervención en la que se extirpa la cicatriz y se vuelve a suturar en condiciones óptimas y técnicas avanzadas de cirugía estética.

Las cicatrices son la forma natural de curación del organismo ante las heridas, estas pueden generar limitaciones de función o simplemente ser antiestéticas. Dependiendo de la situación, tenemos varios métodos y opciones de intervención; por ejemplo, si se trata de corregir un defecto funcional causado por la cicatriz se debe actuar precozmente sobre la herida para preservar la función que puede verse afectada a causa de esta. En cambio, si se trata de una cicatriz por alguna incisión previa o herida, que no afecta ningún nervio directamente, es recomendable esperar que haya transcurrido el tiempo necesario para la maduración cicatricial y luego hacer una correcta evaluación para ejecutar el procedimiento quirúrgico adecuado.

Asimismo, hay diversos procedimientos para corregir cicatrices y reducir su visibilidad. El más sencillo es la escisión simple. Consiste en resecar toda la cicatriz y suturar cuidadosamente, en uno o más planos, los bordes de la herida. Otra técnica es la plastia en W, consiste en resecar la cicatriz y trazar múltiples triángulos a ambos lados de la misma. Una vez liberada la piel y suturado, estos triángulos casan unos con otros. Un método particularmente utilizado en cirugía plástica es la plastia en Z o Z-plastia, que traza una incisión en forma de Z, con su rama central sobre la cicatriz, los dos triángulos delimitados por la Z se trasponen antes de suturarlos, elongando así la cicatriz central y cambiando la orientación de los componentes de la cicatriz.

Para este procedimiento, el tipo de anestesia a utilizar dependerá de la edad del paciente y el tipo de cicatriz a tratar. Básicamente se utiliza anestesia local cuando el paciente es adulto, sin embargo, si las cicatrices son de mayor rango o el paciente es un infante, se recurre a la anestesia local. Cabe destacar que esta intervención requiere mucho cuidado y tiempo prolongado para obtener los mejores resultados.