Aumento de senos

La cirugía de aumento de senos es uno de los procedimientos estéticos que cuenta con los más altos niveles de satisfacción en las pacientes. Para conseguir esto, es importante que el cirujano plástico se encuentre en capacidad de decidir desde el preoperatorio las opciones del implante en cuanto a tamaño, forma y sitio (submuscular o subglandular) que más convenga al paciente. En la consulta previa a la cirugía de aumento de senos se muestra, mediante la colocación de probadores por debajo de la ropa, el resultado aproximado que conseguirá la persona con el implante. Esto permite visualizar la nueva talla del seno para comprobar que hará armonía con tu silueta corporal, estilo de vida y expectativas.

La prótesis se puede colocar a través de varias técnicas; por medio de una incisión en el límite inferior de la areola, mediante una incisión situada en la axila o por el surco inframamario. Indiferentemente de cuál sea la elección, la cicatriz que queda no sobrepasa los cuatro centímetros. Existen dos sitios para ubicar el implante de silicona, por debajo del tejido muscular o por encima de este, dejándolo cubierto por el tejido glandular mamario. La elección dependerá de las características de tus senos. La cirugía de aumento de senos se hace bajo anestesia general en la mayoría de los casos, teniendo una duración inferior a dos horas. La paciente podrá reincorporarse a sus actividades laborales hacia el tercer día siguiendo las recomendaciones dadas en la consulta.